Vitaminas para la depresión y ansiedad

vitaminas para la depresión y ansiedad

Sabiendo que el estado depresivo grave o crónico es complicado de tratar, hoy hablaremos de la depresión en fase prematura donde empezamos a sentir el malestar y estados emocionales negativos.

Como lectura recomendada previamente, ya hablamos días atrás de las vitaminas para levantar el ánimo, por si todavía no hemos entrado en la fase depresiva.

¿Qué vitamina es buena para la depresión?

Las siguientes vitaminas son altamente recomendadas y nos ayudarán en un estado temprano de depresión:

  • Vitamina C. Es fundamental para tener un sistema inmune fuerte, además de ser importante para el sistema nervioso. La falta de esta vitamina provoca cansancio y tristeza.
  • Vitamina B6 (piridoxina). Encargada de controlar los síntomas de ansiedad y depresión. La falta de esta vitamina puede provocar irritabilidad severa.
  • Vitamina B9 (ácido fólico). Su falta puede provocar una baja producción de serotonina. En el siguiente apartado hablaremos de los alimentos ricos en serotonina.
  • Vitamina B12. Su falta puede producir también irritabilidad, ansiedad, estrés y confusión.
  • Siendo importante en la neurotransmisión del sistema nervioso, su falta puede provocar depresión y astenia, además de otras patologías.
  • Imprescindible para tener buena salud física y mental, pero su falta puede provocar insomnio, hiperactividad, fobias, ataques de pánico, estrés y la depresión.

Alimentos ricos en serotonina contra la depresión

Para la creación de serotonina en nuestro organismo, la vitamina encargada es la B9 o ácido fólico. A continuación os dejamos una lista de alimentos ricos en vitamina ácido fólico:

  • Hígado de ternera
  • Hígado de pollo
  • Hígado de pavo
  • Cereales integrales
  • Vegetales de hoja verde
  • Melón
  • Aguacate
  • Naranja
  • Plátano

Complejos vitamínicos para la depresión y ansiedad

Como hemos recomendado en otras ocasiones, si tenemos dificultad para prepararnos una dieta rica en los alimentos y vitaminas anteriores, siempre podemos recurrir a tomar suplementos para la ansiedad y depresión.

De esta forma, nos estaremos asegurando de obtener estas vitaminas y minerales sin depender de la alimentación que tomemos. Aun así, recomendamos equilibrar una dieta con el tiempo para no depender de estos complejos vitamínicos y que, de forma natural, los obtengamos de los alimentos diarios.

Omega 3 y la depresión

Finalmente los científicos descubrieron que la falta de Omega 3 está estrechamente relacionada con la depresión. Por eso es importante obtener Omega 3 para reducir la ansiedad y mantener las membranas cerebrales flexibles, ayudando también a la circulación de las hormonas y neurotransmisores.

Déjanos tu opinión

Esta página usa cookies para que pueda tener la mejor experiencia como usuario. Al continuar navegando estará aceptando dichas cookies y también estará de acuerdo con nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies